Multiplicar beneficios

Fundación Loma Negra lanzó en la provincia de San Juan el proyecto de capacitación en técnicas de uso del cemento para estudiantes de escuelas técnicas. Uno de los objetivos es que los beneficiarios se transformen en multiplicadores para otros estudiantes.

Construyendo tu Futuro, el proyecto de capacitación en técnicas y uso del cemento, hormigón y agregados para jóvenes, llegó a la provincia de San Juan, luego del éxito obtenido en Catamarca.

La primera etapa consistió en tres jornadas de capacitación dictadas por un equipo de docente del Centro Técnico Loma Negra, en las que participaron 25 estudiantes de escuelas de educación técnica de la provincia de San Juan: Escuela Rogelio Boero -EPET N°1-, el Colegio San José, la Escuela Industrial Domingo Faustino Sarmiento, y estudiantes universitarios de 2º y 4º año de la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño Industrial. La primera jornada fue netamente teórica, mientras que el resto fueron prácticas en la Facultad de Arquitectura y en la Unión Vecinal La Bebida. Posteriormente, los estudiantes visitaron la planta de la compañía.

Para Leonardo Lisandrello, técnico del proyecto, las expectativas son altas por parte de aquellos jóvenes que quieren llegar a tener sus propios emprendimientos. “Debemos destacar el compromiso y buena predisposición de los directores y profesores de los colegios participantes que con gran entusiasmo tuvieron asistencia perfecta a las capacitaciones”, enfatiza.

Para alcanzar el efecto multiplicador de lo aprendido, en cada una de las instituciones educativas los 25 estudiantes deberán organizar una transferencia a sus pares. Para el caso de los jóvenes universitarios, transferirán sus conocimientos en las comunidades donde actúa Fundación Loma Negra y el CIVICO San Juan, participando en los distintos voluntariados y proyectos estructurantes.

Guillermo Rocco es profesor de Construcción y Mantenimiento de obra del Colegio San José, donde el cupo fue para cinco alumnos de 7° año. “Si bien el colegio es privado estamos muy limitados y esto fue una inyección para todos. Yo les dije a los muchachos que dictaron las jornadas: ‘Me han tirado abajo 30 años de profesión’, ahora me doy cuenta por qué las cosas no salían y los aspectos técnicos que hay que considerar”, remarca Rocco.

 “Con los chicos estamos diagramando las charlas para que puedan transmitir lo aprendido a los alumnos de 4, 5 y 6to año”, cuenta Silvia Castro Matus, arquitecta y profesora de Construcción de Obra Gruesa y de Idea y Diseño. Por otro lado, junto a los alumnos realizaron un relevamiento de la capilla ubicada en la zona de Chimbas, un barrio carenciado donde vive el 80% de los alumnos de la institución. Allí se dicta catequesis y se sirve una merienda a los chicos. Como el lugar está deteriorado, los alumnos están estudiando el proyecto y estableciendo el orden de prioridades para los arreglos. También se encuentran diseñando un proyecto para presentarse en el Concurso Nacional de Escuelas Técnicas sobre viviendas rurales sustentables.

Para fines de septiembre, una vez que hayan volcado en otros todo lo recibido, el proyecto finaliza con la visita al Centro Técnico de Loma Negra en Buenos Aires para conocer in situ las instalaciones y los avances en las investigaciones de los equipos técnicos.

Usina de ideas emprendedoras

InterCement lanza Co-Building, una iniciativa que invita a sus colaboradores a pensar, imaginar y detectar oportunidades de emprendimiento en sus comunidades. Las organizaciones sociales serán aliadas claves en esta nueva forma de generar valor compartido.

Cuando un emprendedor se plantea por primera vez una idea de negocio, no resulta fácil trasladar inicialmente el proyecto que flota en su cabeza a una realidad tangible, que pueda ser rentable a corto o medio plazo, y mucho menos que logre esa sostenibilidad tan ansiada.

Partiendo de esta base surge en el interior de InterCement Co-Building “El motor de la Innovación Social”, una iniciativa que aborda el ámbito de la innovación y la sostenibilidad, y que busca al mismo tiempo transformar la forma de llevar adelante la inversión social en el Grupo Camargo Corrêa partiendo de una pregunta simple con respuesta compleja: ¿Cómo se logra incluir a las organizaciones de la comunidad y a los empresarios de la cadena de valor de InterCement? “Buscamos detectar oportunidades de emprendimientos en nuestras comunidades en función de nuestra cadena de valor. Con lo cual Co-Building te propone pensar, imaginar y detectar oportunidades de negocios viables en función de las necesidades de servicios e insumos que tenga no sólo la empresa sino toda la comunidad”, explica Agustín Escofet, líder de Proyectos de Fundación Loma Negra. Asimismo, se busca sumar a las organizaciones sociales, ya sea directa o indirectamente creando Negocios Inclusivos (NI) como una forma de generar valor compartido.

Lanzado en Brasil durante 2014 a partir de la puesta en práctica de siete proyectos, esta usina de ideas se basa, entre otros, en el Método Canvas, una herramienta de nueve pasos –los cuales cubren las cuatro áreas principales de un negocio: clientes, oferta, infraestructura y viabilidad económica – que busca testear cuál puede ser el producto o servicio más viable para una empresa a punto de emerger o en crecimiento.

Ahora, ¿por qué las compañías necesitan desarrollar negocios inclusivos con anclaje local? “Para que el desarrollo de la empresa esté más vinculado con el medioambiente donde vive y que aporte un diferencial real a esa comunidad. Ya no se trata de dar empleo”, responde categórico Escofet y agrega que “la ventaja que tenemos en Fundación Loma Negra al poner en práctica este tipo de iniciativas es el conocimiento profundo de nuestras comunidades”. Para Claudia Miranda, analista de Recursos Humanos de planta San Juan, un punto clave será la sinergia que se logre entre el área de operaciones de las plantas y los CIVICOs. “Nosotros tenemos el conocimiento en cuanto a la formulación y ejecución de proyectos y ellos cuentan con el conocimiento y la experiencia de la operación; conocen cuáles son los problemas que tienen a diario –explica Miranda-. Con lo cual, se necesitan de estas redes internas que te permiten abordar los problemas de manera integral y esto tienen que ver íntimamente con el desarrollo de la cadena de valor”.

Más allá que Fundación Loma Negra cuenta con la experiencia del Programa Generar, a partir del cual, y en alianza con otras empresas, busca brindar apoyo a emprendimientos productivos ya en ejecución, con el objetivointegrarlos a la cadena de valor de las industrias en el mediano plazo; un aspecto fundamental para que la iniciativa Co-building tenga éxito es el nivel de involucramiento de la alta direccióndel Grupo Camargo Corrêa. “Hoy no existe ningún incentivo natural por parte del mercado para que una organización social pueda desarrollar sola un emprendimiento competitivo – asegura Escofet-. Necesitan un acompañamiento y un desarrollo muy fuerte por parte de las compañías, y esto sólo es posible si las áreas estratégicas están convencidas e involucradas en todo el proceso desde el inicio”.

Cambio cultural hacia el emprendedorismo

A partir de una nueva alianza entre Fundación Loma Negra, la Universidad Nacional del Centro (UNICEN) y la Municipalidad de Benito Juárez se lanzó VillaBA Impulsa con el objetivo central de fomentar el emprendedorismo en los ciudadanos de Barker y Villa Cacique.

Enmarcado dentro del programa Jóvenes en Acción este año se implementó VillaBA Impulsa a partir del cual se busca fortalecer las capacidades emprendedoras y continuar contribuyendo de esta forma al desarrollo local de las localidades de Villa Cacique y Barker. “El proyecto nace para responder a la necesidad de apoyar a aquellos proyectos de emprendedores jóvenes y adultos que participaron de VillaBA Emprende 2013 y otras iniciativas que ya se encuentran en marcha”, explica Alejandro Bricker, docente e investigador de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional del Centro (UNICEN) y coordinador de esta iniciativa.

A partir de un relevamiento socioeconómico que arrojó un resultado preocupante sobre la situación de jóvenes y adultos emprendedores de la comunidad de Villa Cacique y Barker, Fundación Loma Negra decidió darle un empuje a la temática y junto con la UNICEN y el Municipio de Benito Juárez pusieron en marcha en 2013 el proyecto VillaBA Emprende. “Con VillaBA Impulsa queremos darle continuidad y lograr esa sensibilidad y ese cambio cultural para que la temática se instale en la sociedad”, enfatiza Facundo Vitullo, coordinador de Mantenimiento Programado de Planta Barker – Loma Negra. A su vez, explica que otra de las ideas que están por implementar es la de desarrollar charlas sobre emprendedorismo en los últimos años de la escuela secundaria. “Queremos que conozcan historias de gente que se quedó y llevó adelante una idea. De esta manera buscamos que tengan en cuenta otras opciones que no sea la de irse”.

La primera etapa de esta iniciativa consistió en cuatro talleres de sensibilización que giraron en torno a: marketing, costos y ventas, comunicación y trabajo en equipo. Una vez finalizados se les pidió a los participantes que presentaran un trabajo práctico sobre su emprendimiento aplicando los conocimientos y herramientas recibidas. De ese grupo se eligieron ocho emprendimientos, tres de ellos habían participado de VillaBA Emprende 2013. “La diferencia en este caso radica en que son personas que ya tienen su negocio en marcha pero necesitan asesoramiento y acompañamiento técnico, por eso a cada uno se le asigna un tutor que conoce muy bien sobre la temática del emprendimiento, al mismo tiempo que pasamos de 15 a 30 horas para generar ese vínculo de confianza y trabajo continuo”, especifica Bricker.

Los rubros van desde una agencia de turismo, productos artísticos y mercería pasando por producción primaria de frutos y mermeladas, dulce de leche y viandas a domicilio hasta servicio técnico y reparación de equipos de informática y confección de trapos de piso. “Lo importante es que hay ganas, en algunos por urgencia y necesidad y en otros porque creen profundamente en la idea que tienen. Por eso nuestro esfuerzo está en apoyarlos para que logren escalabilidad y crecimiento”, asegura Vitullo, quien hace un año llegó a trabajar a Barker.

Bajar a tierra

Carolina Grierson obtuvo el segundo premio en la edición 2013 de VillaBa Emprende y este año fue seleccionada para VillaBA Impulsa. Su historia es como la de muchos jóvenes de Barker que se van a estudiar y cuando vuelven no hay muchas posibilidades. “Quería trabajar de lo que estudié, eso siempre lo tuve claro, y al mismo tiempo quería ser independiente”, cuenta con orgullo. La masificación del uso de Internet la llevó a combinar su trabajo en el municipio con clases particulares a abuelos que compraban su primera computadora. “Si sabés de esto, sabés arreglarlas”, cuenta que le dijeron, y así comenzó con este emprendimiento de realizar servicio técnico a domicilio. “La primera pregunta que me hicieron fue cuántos clientes tenía y con qué demanda contaba. Ahí me di cuenta de que nunca los había contado –dice entre risas-. En 18 meses había hecho 500 servicios técnicos en 250 casas. Quedé impactada”. Luego de elaborar su plan de negocio, se asoció; ahora terceriza trabajos y  descartó la idea del local al público. “La fortaleza es que voy a domicilio, por eso estamos trabajando en ofrecer un sistema prepago de reparación de PC el cual ya tiene 100 clientes”, enfatiza orgullosa. A la hora de evaluar qué significa para ella participar de estas iniciativas, reflexiona, “Te abre la cabeza, permite organizarte, bajar a tierra, identificar cuáles son tus fortalezas y tus debilidades, y sobre todo, trazar el camino que te permitirá materializar tu idea, tu ilusión”.

Aprendizaje solidario

En el marco de la iniciativa CDC en acción que lanzó Fundación Loma Negra, los alumnos de la EPET Nº15 de la ciudad de Zapala realizan trípodes y andadores para personas con discapacidad que serán entregados a distintas instituciones y hospitales de la zona.

Durante 2013 Fundación Loma Negra lanzó la iniciativa: “CDC en Acción”, con el objetivo de fortalecer las capacidades de las organizaciones comunitarias de las localidades donde actúa, como una forma de promover la generación de capital social. Esta convocatoria apunta a apoyar pequeños proyectos que ayuden a las entidades al cumplimiento de su misión institucional.

En el marco de este proyecto, la fundación se acercó a la escuela EPET Nº15 de la ciudad de Zapala, con la que había realizado actividades anteriormente, para ver sus necesidades. En esta secundaria técnica con orientación en electrónica, los alumnos tienen un aprendizaje solidario: fabrican muletas y bastones de madera que luego distribuyen en instituciones de la zona. Para su directora, Andrea Hulsker, la prioridad era una máquina dobladora de caños para la realización de dispositivos para personas con discapacidad. “Necesitábamos una dobladora de caños para que los chicos del ciclo básico pudieran fabricar andadores y trípodes y donarlos a distintas instituciones y hospitales”, explica.

Para concretar el proyecto financiado por Fundación Loma Negra, la Feria Trabum Ruka, una asociación sin fines de lucro que nuclea a pequeños productores y artesanos, recibió los fondos en su cuenta para darle transparencia al proyecto. “Cuando llegó la máquina desde Neuquén, junto a las autoridades de la escuela la instalamos en un aula donde realizan los talleres y luego fuimos a comprar algunos insumos que hacían falta”, recuerda Rodolfo Moyano, presidente de la Feria Trabum Ruka.

Desde el momento que recibieron la dobladora de caños, los alumnos de 1º, 2° y 3° año del ciclo básico están trabajando en los talleres de soldadura para la realización de los andadores y trípodes que a fin de año se entregarán a instituciones que los necesiten. “Nos ha venido bárbaro este proyecto ya que la política de la escuela es hacer cosas que no solamente le sirvan a los alumnos sino a la sociedad. Cambiar la mirada, hacia afuera”, concluyó Hulsker.

Elisa Ávila, Técnica Local de Fundación Loma Negra, destaca de iniciativa articulada del sector público y privado  “el protagonismo que cobran los jóvenes  ya que los motiva para poner a disposición su conocimiento del ámbito educativo técnico y ofrecer a su comunidad elementos que faciliten el desplazamiento a personas con movilidad reducida”.

En busca del buen manejo de los residuos electrónicos

Ferrosur, Fundación Loma Negra y la Universidad del Centro (UNICEN) de Olavarría se encuentran trabajando en un proyecto de reciclado responsable de residuos electrónicos con el fin de que el material no recuperable y los componentes contaminantes tengan una disposición final controlada.

 

Ferrosur, Loma Negra y Fundación Loma Negra idearon un proyecto de reciclado responsable de las computadoras en desuso que día a día se acumulan en la organización.  “Todo lo que es considerado material que no puede recuperarse, debe tener un tratamiento final responsable, es decir, pensar en una disposición final controlada”, afirma el Ing. Gustavo Romera, gerente de Excelencia Operacional de Ferrosur.

Partieron de la premisa de que la PC que dejaba de ser útil para la empresa bien podía servir a otros, y con esta idea realizaron una alianza con la Inspectoría de Educación del municipio con el fin de que ellos definieran a qué establecimiento podía servirle a préstamo, con la condición que una vez que pasa a desuso debían devolverlo para darle el tratamiento final adecuado.

El material que no es recuperable irá a un reproceso y los componentes considerados contaminantes, tendrán una disposición controlada. Como se necesita un lugar adecuado para la recepción de los productos, selección, verificación y depósito, se estudió el circuito desde diferentes puntos de vista y se realizó un acuerdo con la Facultad de Ingeniería de la Universidad del Centro –UNICEN- en el que dos docentes junto a cinco estudiantes becados por la fundación estudian las diferentes problemáticas del caso para darle viabilidad al proyecto de reproceso y tratamiento de equipos electrónicos.

Desde la UNICEN, el profesor Ricardo Mulle, ingeniero en sistemas, coordina la actividad y junto a Romina Baldi, profesora de Análisis Ambiental, asesoran y guían a los alumnos en el proyecto que tiene una duración de 6 meses (20 horas semanales). “A partir de esta iniciativa impulsada por Fundación Loma Negra, pudimos darle un marco a este proyecto y contar con los recursos. Ya estamos en la fase intermedia final, donde se evalúa la parte económica del proyecto”, sintetiza Baldi. Tanto Federico (23) como Martín (25) son dos de los becarios seleccionados para esta investigación y se les nota el entusiasmo cuando relatan su experiencia. “Terminé de cursar y estoy diagramando mi tesis con este proyecto. Si bien la primera fase fue una introducción al tema, mi parte específica consiste en estudiar el proceso químico del reciclado”, especifica Federico, futuro ingeniero químico y convencido de los frutos del trabajo que están realizando.

Por su lado, Martín terminó de cursar la carrera de ingeniería industrial y su especialización será darle una mirada más transversal al proyecto: costos, diseño, etc. Para fines de octubre, este grupo de estudio obtendrá las conclusiones para analizarlo y lanzarlo el próximo año.

Mientras dura la investigación, Fundación Loma Negra se encarga de preparar la mano de obra. “Estamos remodelando un edificio que funcionaba como hospital y lo vamos a convertir en un centro educativo para reparación de computadoras, formando mano de obra a través de un curso de formación profesional para jóvenes de la localidad de Sierras Bayas”, explica Miguel Ángel Caruso, analista de sistemas de Planta Olavarría –Loma Negra.

La empresa llega a la escuela

 Por segundo año consecutivo, Fundación Loma Negra en alianza con Asociación Conciencia implementó talleres de seguridad vial, uso racional de energía e inserción laboral a estudiantes secundarios de escuelas de Avellaneda y Barracas dictados por nueve voluntarios previamente capacitados para tal fin.

 

Fundación Loma Negra junto con Asociación Conciencia realizó 21 talleres abordando las temáticas de educación vial, inserción al mercado laboral y uso racional de energía en dos escuelas de Barracas y dos de Avellaneda a alumnos de 3ro, 4to, 5to y 6to año durante el primer cuatrimestre en los que participaron más de 200 estudiantes.

Si bien las charlas se iniciaron hace ya 2 años, pero fue a partir de la alianza con la organización social en 2013 que se logró la sinergia entre los temas y la forma de presentarlos. “El desafío es contar los temas actuales adaptados a los jóvenes, rompiendo la barrera que te permite llegar a la persona, es decir, al mundo real”, responde Daiana Kacew, representante de Asociación Conciencia, cuando se le consulta sobre los aspectos que se deben tener cuenta a la hora de planificar este tipo de talleres.

Otro de los puntos fundamentales sobre los cuales se asientan estas jornadas es en la capacitación que reciben los voluntarios de Loma Negra por parte de Conciencia, ya que ellos son los responsables de llevar adelante los encuentros que proponen, a partir de disparadores, movilizar a los estudiantes en busca de soluciones de las cuales se sientan parte. “Con estas capacitaciones buscamos que cuenten con las herramientas necesarias que les permitan pararse frente a un grupo de adolescentes que no siempre está dispuesto a participar”, asegura la representante de la asociación que acompaña durante los 120 minutos que duran los talleres a los voluntarios.

De esta forma 200 alumnos de las escuelas Técnica N°10 Fray Luis Beltrán y Técnica N° 14, de Barracas; y las escuelas Polimodal N°18 Próspero Alemandri y la de Educación Técnica N°5 Salvador Debenedetti, de Avellaneda, participaron desde marzo de estas jornadas de sensibilización que se repetirán durante el segundo semestre de este año.

Si bien Claudia Franco, analista senior de Facturación de Loma Negra, cuenta con una amplia experiencia en trabajo social y relacionamiento con adolescentes, el apoyo que recibió de Conciencia fue importante. El taller que llevó adelante, junto a otra voluntaria, tanto este año como el anterior, fue el de Inserción al Mercado Laboral. “Yo entré a la empresa hace 20 años y la realidad era muy distinta. Si bien existe un universo nuevo a partir de las redes sociales que abren el abanico en cuanto a lo laboral, los jóvenes no siempre dimensionan el impacto que tienen”, cuenta Franco. Por otro lado, y a partir de los interrogantes que plantean los alumnos que están cursando el último año de secundaria, se trabaja en torno a las responsabilidades, la necesidad de seguir estudiando, técnicas de entrevistas y armado de currículum vitae. “Les preocupa el tema de los tatuajes y la vestimenta y el cómo se tienen que adaptar al mundo de la empresa”, explica Kacew a lo que Franco agrega: “Tienen que saber que tienen que ser coherentes en las entrevistas laborales, sinceros, y entender que la exposición en las redes no siempre juega a favor”.

Los alumnos de 4° y 5° año también participaron de los talleres de seguridad vial que comienzan a desarrollarse a partir de preguntas básicas que se les realizan a los jóvenes tales como: ¿Quién sabe manejar? ¿Cuántos realmente manejan? Cuando tienen que cruzar ¿cómo se comportan? “Hacemos hincapié en la responsabilidad del peatón, porque la mayoría aún no maneja, pero no desde un discurso moralista sino de responsabilidad”, cuenta la integrante de Conciencia, asociación encargada de desarrollar todo el material didáctico que se utiliza durante los talleres. Hacia el final del encuentro se les pide a los alumnos que trabajen sobre un mensaje que quieran transmitir, y es ahí donde surge el tema que les preocupa: el efecto del alcohol al momento de conducir.

El taller sobre uso racional de energía, destinado para los alumnos de 3° año, tiene como objetivo central concientizarlos a partir de demostrarles cuál es el impacto que tiene el consumo que generan al mismo tiempo que plantean la necesidad de incorporar pautas de consumo consciente. “Lo más interesante es que los pone en situación, permitiendo a los chicos entender de lo que se está hablando al bajar información técnica a la vida diaria”, opina Guillermo Yeregui, director de la Escuela Técnica N°10 Juan Luis Beltrán. Otro punto importante para el director acerca de estos encuentros es que no tienen un formato cerrado, por el contrario. “Los talleres parten de las respuestas que dan los alumnos y sin que se den cuenta se los va guiando a que ellos mismos obtengan sus propias conclusiones, y esto es fundamental”.

Los establecimientos se quedan con todo el material didáctico para poder utilizarlo, salvo las piezas de comunicación que realizan los alumnos al finalizar cada taller. También se les deja un link donde se puede bajar todo el material. “Lo importante de estos encuentros es que la gran empresa llegue a la escuela con una propuesta que humaniza y con conocimientos a los cuales los chicos no pueden acceder”, finaliza Yeregui.