Novedades

¡COMPARTILO!

Programa de Negocios Inclusivos
10 septiembre, 2018

Ampliar el impacto

Una acción conjunta entre la Fundación Loma Negra, el Rotary Club Sierras Bayas y la municipalidad de Olavarría busca potenciar a emprendedores a partir de capacitación y microcréditos.

Con el objetivo de potenciar el emprendedorismo, la Fundación Loma Negra estableció un fondo de 350.000 pesos destinados a microcréditos en la localidad bonaerense de Olavarría, de los cuales el 40% ya fue otorgado. Es un sistema de fondos rotatorios que consiste en que hoy le prestan a una persona y con lo que se devuelve, le prestan a otro. Cada uno de los tres microcréditos ya entregados fue de 50.000 pesos, a devolver en un período de 36 meses, con un interés mínimo ya que está orientado a quienes no pueden acceder al sistema de crédito formal o bancario. En septiembre habrá una segunda convocatoria para la presentación de proyectos nuevos que puedan ser merecedores de los microcréditos, ya que la intención es continuar invitando a emprendedores para poder otorgar la totalidad de los fondos.

En esta oportunidad, el Rotary Club Sierras Bayas será quien administre los microcréditos para los proyectos de emprendimientos seleccionados. Fundación Loma Negra se unió junto al Rotary y la Secretaría de Desarrollo Económico de la Municipalidad de Olavarría para convocar a todos los interesados y brindó talleres y asesoramiento legal para iniciarse.

“Se presentaron alrededor de 30 jóvenes para participar de las capacitaciones en administración y marketing, de los cuales luego quedaron 10, y tres de ellos fueron receptores de los microcréditos; ya que sus proyectos eran emprendimientos que estaban en curso y necesitaban de nuestro sistema de fondos para crecer”, explica Stella Contreras, actual representante del Rotary Club Sierras Bayas y Presidenta hasta el pasado 30 de junio.

Para Fernando Balda, de 46 años, el microcrédito llegó en el momento justo ya que estaba interesado en adquirir un elevador hidráulico para poder reparar los sistemas de aire acondicionado de los autos. “Los vehículos del mercado de hoy son más bajos y para poder reparar el aire acondicionado se requiere de una herramienta para elevarlos -detalla Balda-. Estaba buscando un elevador cuando me enteré de los microcréditos y me pareció una excelente idea, así que presenté mi proyecto”.

A principios de junio pre instaló el elevador. “La ciudad ha crecido mucho y también el trabajo relacionado con el mercado automotor. Mi objetivo como emprendedor es capacitarme para poder reparar todo tipo de autos y sumar reparación de calefacciones”, cuenta orgulloso quien ya está participando del nuevo curso de electricidad automotriz.

Otro de los beneficiados con los microcréditos fue Flavio Puccio, de 45 años, plomero y gasista en su tiempo libre y operario de la fábrica Loma Negra de Olavarría. El año pasado se capacitó en cursos de reparación e instalación de aire acondicionado en la Escuela de Formación Profesional para continuar sumando trabajo en su tiempo libre. “Hace años que trabajo en esto y ya estaba pensando en renovar las herramientas que tengo e incorporar nuevas. Justo en ese momento me contaron que desde la Fundación estaban entregando microcréditos y presenté mi proyecto”, detalla Puccio.

Asimismo, asegura que por el tipo de trabajo que realiza se ve obligado a renovar sus herramientas para así poder perfeccionarse y busca nuevos desafíos. “El crédito fue increíble porque pude comprar elementos que me hacían falta, cuantas más herramientas se pueden tener, mejor se puede trabajar”, indica.

Desde el Rotary aseguran que estarán convocando a todas las personas que participan de los talleres desde hace 10 años para que presenten sus proyectos y propuestas de emprendimientos. “Si a los primeros emprendedores les fue bien y ya están devolviendo sus microcréditos, creemos que esto se puede multiplicar y generar una cadena de emprendimientos para muchas personas de Olavarría. Aún queda dinero del fondo para ejecutar y convertir más proyectos en realidad”, enfatiza Contreras.