Fundación Loma Negra traslada todo su know-how a Paraguay a partir de la incorporación del CIVICO de Villa Hayes de Yguazú Cementos S.A. Educación, salud y empleabilidad serán los temas a abordar dado el nivel de vulnerabilidad de las comunidades.

Villa Hayes es una ciudad del Paraguay, capital del Departamento de Presidente Hayes conocida como “La Puerta del Chaco Paraguayo”, y como “La Ciudad del Acero”. Ubicada a 31 kilómetros de Asunción cuenta con una población de 69.500 personas, las cuales se dedican a actividades que tienen que ver con prestaciones de servicios, labores comerciales e industriales, como así también a la ganadería.

A partir de una compra estratégica por parte del Grupo Camargo Corrêa surge Yguazú Cementos S.A., una planta de última tecnología que produce 1.000 toneladas hora y si bien cuenta con un Comité de Incentivo al Voluntariado e Interacción con la Comunidad (CIVICO) y se están dando los primeros pasos en la creación del Consejo de Desarrollo Comunitario (CDC) los desafío a futuro son muchos. “Va a ser un proceso en el cual se deberá trabajar intensamente ya que el tema de la sustentabilidad y la inversión social está ligado a lo asistencial” enfatiza Agustín Escofet, líder de Proyectos de Fundación Loma Negra. Sin embargo, reconoce que llevar la modalidad de articulación y el modelo metodológico que son emblema en Fundación Loma Negra será un proceso a largo plazo. “La idea es comenzar con iniciativas que giren en torno a la educación y generación de empleo focalizando en juventud e infancia y que de a poco vayan siguiendo la línea metodológica. Acá nuestros proyectos de avanzada, nuestro modelo ideal, no encaja con la realidad, por eso es importante adaptarse y que de acá al mediano plazo vayan incorporando la línea metodológica y saliendo del modelo asistencialista”.

Una de las primeras iniciativas que se implementó con el objetivo de generar mano de obra para la construcción de la planta fue a fines de 2011 a partir de un convenio con el Ministerio de Justicia y Trabajo de Paraguay, la Secretaría de Empleo y la SINAFOCAL (Sistema Nacional de Formación y Capacitación Laboral). Se buscó capacitarlos en oficios que iban a ser necesarios en la obra civil y en el montaje de la planta y, al mismo tiempo, formar recursos humanos calificados para la zona ya que es uno de los problemas que tenemos”, explica Rodrigo Macchi, líder de Recursos Humanos de Yguazú Cementos. Los participantes, elegidos por la Secretaría de Empleo a partir de los mil currículums que se recibieron, fueron capacitados en: armador de hierro, pintura, carpintería, soldador y hormigonistas, en módulos que duraban entre 120 y 180 horas. “Lo importante es que cerca del 25% de los participantes fueron contratados temporalmente por los Consorcios que trabajaron en planta y dada la alta necesidad de mano de obra calificada el resto consiguió empleo en otras empresas”, cuenta Macchi.

Si bien por el momento se encuentran en un proceso de diagnóstico para conocer cuáles son las necesidades de la comunidad de Villa Hayes,  se está analizando desde el CIVICO iniciar algún tipo de capacitación, a través de la escuela, en temas que tienen que ver con las nuevas tecnologías.

El gran desafío para el CIVICO no será Villa Hayes, sino la cantera de Itapucumi, ubicada a 400 kilómetros a la que se llega sólo por vuelo privado o por río tras cuatro días de navegación en barcaza y en la que viven 600 personas. “La situación de vulnerabilidad es muy grande ya que están aisladas geográficamente y no te podés mover. Con lo cual, el primer abordaje será asistencialista porque no hay otra alternativa”, explica Escofet y agrega: “En la cantera no nos podemos limitar a una banda etaria o a un programa, la solución es para la comunidad en general, por eso el objetivo es contribuir al desarrollo de toda la población”.

La primera acción que se realizó fue asegurar que los pobladores tuviesen agua potable. Dada la dificultad de accesibilidad, la solución fue capacitar a los pobladores para que ellos mismos potabilizaran el recurso a partir de los químicos que se traen en las barcazas que transportan las piedras hasta la planta de Villa Hayes. “La idea es comenzar con algún proyecto en salud y educación, pero sabemos que no podemos pedirles que lo formulen con lo cual será un aprendizaje tanto para la comunidad como para nosotros”, reconoce el Líder de la Fundación. Otras de las medidas que se tomaron fue llevar médicos dos veces por semana en el avión de la empresa ya que no cuentan con ningún tipo de asistencia. Para Luiz Eduardo Rielli, gerente corporativo de Sustentabilidad de InterCement, “el mayor desafío será construir relaciones genuinas y de confianza para que esta visión de beneficio mutuo se pueda alcanzar. Y por eso es muy importante la recepción y la motivación que tiene el equipo de Yguazú Cementos, dado que favorece a alcanzar esta meta”.

Asimismo, y a partir de la creación de InterCemet de un Consejo Estratégico a nivel mundial y Concejos Locales en cada país, para todo lo referido a inversión social privada, el CIVICO de Yguazú Cementos reportará a Argentina. “Será un CIVICO más y nuestra función será la de tratar que sigan una planificación anual brindándoles todo nuestro soporte. Con lo cual, si de acá a cinco años se logra un proyecto de desarrollo sería muy positivo”, concluye Escofet.

 Par2