A partir de una nueva alianza entre Fundación Loma Negra, la Universidad Nacional del Centro (UNICEN) y la Municipalidad de Benito Juárez se lanzó VillaBA Impulsa con el objetivo central de fomentar el emprendedorismo en los ciudadanos de Barker y Villa Cacique.

Enmarcado dentro del programa Jóvenes en Acción este año se implementó VillaBA Impulsa a partir del cual se busca fortalecer las capacidades emprendedoras y continuar contribuyendo de esta forma al desarrollo local de las localidades de Villa Cacique y Barker. “El proyecto nace para responder a la necesidad de apoyar a aquellos proyectos de emprendedores jóvenes y adultos que participaron de VillaBA Emprende 2013 y otras iniciativas que ya se encuentran en marcha”, explica Alejandro Bricker, docente e investigador de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional del Centro (UNICEN) y coordinador de esta iniciativa.

A partir de un relevamiento socioeconómico que arrojó un resultado preocupante sobre la situación de jóvenes y adultos emprendedores de la comunidad de Villa Cacique y Barker, Fundación Loma Negra decidió darle un empuje a la temática y junto con la UNICEN y el Municipio de Benito Juárez pusieron en marcha en 2013 el proyecto VillaBA Emprende. “Con VillaBA Impulsa queremos darle continuidad y lograr esa sensibilidad y ese cambio cultural para que la temática se instale en la sociedad”, enfatiza Facundo Vitullo, coordinador de Mantenimiento Programado de Planta Barker – Loma Negra. A su vez, explica que otra de las ideas que están por implementar es la de desarrollar charlas sobre emprendedorismo en los últimos años de la escuela secundaria. “Queremos que conozcan historias de gente que se quedó y llevó adelante una idea. De esta manera buscamos que tengan en cuenta otras opciones que no sea la de irse”.

La primera etapa de esta iniciativa consistió en cuatro talleres de sensibilización que giraron en torno a: marketing, costos y ventas, comunicación y trabajo en equipo. Una vez finalizados se les pidió a los participantes que presentaran un trabajo práctico sobre su emprendimiento aplicando los conocimientos y herramientas recibidas. De ese grupo se eligieron ocho emprendimientos, tres de ellos habían participado de VillaBA Emprende 2013. “La diferencia en este caso radica en que son personas que ya tienen su negocio en marcha pero necesitan asesoramiento y acompañamiento técnico, por eso a cada uno se le asigna un tutor que conoce muy bien sobre la temática del emprendimiento, al mismo tiempo que pasamos de 15 a 30 horas para generar ese vínculo de confianza y trabajo continuo”, especifica Bricker.

Los rubros van desde una agencia de turismo, productos artísticos y mercería pasando por producción primaria de frutos y mermeladas, dulce de leche y viandas a domicilio hasta servicio técnico y reparación de equipos de informática y confección de trapos de piso. “Lo importante es que hay ganas, en algunos por urgencia y necesidad y en otros porque creen profundamente en la idea que tienen. Por eso nuestro esfuerzo está en apoyarlos para que logren escalabilidad y crecimiento”, asegura Vitullo, quien hace un año llegó a trabajar a Barker.

Bajar a tierra

Carolina Grierson obtuvo el segundo premio en la edición 2013 de VillaBa Emprende y este año fue seleccionada para VillaBA Impulsa. Su historia es como la de muchos jóvenes de Barker que se van a estudiar y cuando vuelven no hay muchas posibilidades. “Quería trabajar de lo que estudié, eso siempre lo tuve claro, y al mismo tiempo quería ser independiente”, cuenta con orgullo. La masificación del uso de Internet la llevó a combinar su trabajo en el municipio con clases particulares a abuelos que compraban su primera computadora. “Si sabés de esto, sabés arreglarlas”, cuenta que le dijeron, y así comenzó con este emprendimiento de realizar servicio técnico a domicilio. “La primera pregunta que me hicieron fue cuántos clientes tenía y con qué demanda contaba. Ahí me di cuenta de que nunca los había contado –dice entre risas-. En 18 meses había hecho 500 servicios técnicos en 250 casas. Quedé impactada”. Luego de elaborar su plan de negocio, se asoció; ahora terceriza trabajos y  descartó la idea del local al público. “La fortaleza es que voy a domicilio, por eso estamos trabajando en ofrecer un sistema prepago de reparación de PC el cual ya tiene 100 clientes”, enfatiza orgullosa. A la hora de evaluar qué significa para ella participar de estas iniciativas, reflexiona, “Te abre la cabeza, permite organizarte, bajar a tierra, identificar cuáles son tus fortalezas y tus debilidades, y sobre todo, trazar el camino que te permitirá materializar tu idea, tu ilusión”.