Novedades

¡COMPARTILO!

Programa de Negocios Inclusivos
30 mayo, 2019

Capacitar para fortalecer instituciones

Fundación Loma Negra junto con RADIM realizó capacitaciones para las instituciones que administran los microcréditos con el fin de agilizar sus procesos.

Con el objetivo de fortalecer a las entidades administradoras de los Fondos Impulsores Rotatorios (FIR), la Fundación Loma Negra brindó una serie de capacitaciones junto con la Red Argentina de Instituciones de Microcréditos (RADIM) en las localidades de Zapala, San Juan y Olavarría. En el marco del Programa de Negocios Inclusivos, se busca dar apoyo a las organizaciones que administran fondos rotatorios para emprendedores locales. Por esa razón, RADIM presentó las herramientas necesarias para llevar a cabo un programa de microcréditos en la Fundación Atreuco de Zapala, el Centro de Estudios para el Desarrollo Inclusivo (CEDI) de San Juan y el Rotary Club de Sierras Bayas en Olavarría.

“Durante una jornada intensiva les mostramos a todos los participantes de las instituciones cómo se puede fortalecer el programa de microfinanzas, cómo funciona el comité de crédito, cómo se gestionan las solicitudes y cuáles son las metodologías que se aplican. Luego profundizamos y trabajamos en temas de administración financiera de créditos hasta cómo hacen las diferentes instituciones para coordinar la operación”, explica Francisco Estrada, miembro del directorio de RADIM y quien se ocupa personalmente de las capacitaciones y seguimientos. Asimismo, asegura que el programa es interesante porque convoca a más de 15 instituciones de todo el país, otorgándoles consistencia, confianza y mucho posicionamiento en esta temática.

Fundación Loma Negra aporta un fondo de $400 mil pesos por localidad. A la hora de otorgar microcréditos, el programa busca emprendimientos que ya estén en curso y necesiten apalancamiento para crecer, como así también a emprendedores que no pueden acceder al sistema de crédito formal. Y al ser un fondo rotatorio, el dinero se devuelve y de esa manera pueden continuar ayudando a otras personas para lograr sus objetivos. Los préstamos, de $50 mil cada uno, se reintegran al fondo en 36 cuotas.

El programa convoca al municipio local, a una organización social y al CIVICO de cada comunidad para que se comprometan en un mismo objetivo: el fondo rotatorio. A partir de los nuevos conocimientos adquiridos, las instituciones entienden que el fortalecimiento de los equipos de trabajo es necesario para generar las capacidades administrativas y burocráticas requeridas para llevar a cabo este tipo de instrumento. Según Estrada, es fundamental que los miembros de cada institución, que luego pertenecerán a la mesa técnica que elige y reparte los fondos, cuenten con las herramientas necesarias para interactuar entre sí y mantener un flujo de información transparente. “Algunos de los temas que se trabajan durante las capacitaciones son: las herramientas de auditoría y la generación de reglamentos operativos digitalizados para que el procedimiento de acceder al microcrédito se vuelva dinámico, tenga menos burocracia y sea fácil de acceder tanto para los emprendedores como para las instituciones”, especifica.

Para Stella Contreras, a cargo de los microcréditos del Rotary de Sierras Bayas, la capacitación, que duró un día entero, fue fundamental para entender cómo realizar el seguimiento y recuperación de los fondos prestados a los nueve emprendedores. “Como son fondos rotatorios, intentamos asegurar su devolución a término y además no queremos que se pierda el valor con la creciente devaluación. En ese sentido, lo que aprendimos fue cómo manejarlo una vez que lo recuperamos, cómo gestionar las cuotas y cómo invertirlo en plazos fijos”, detalla Contreras.

Los fondos aportados por la Fundación son luego administrados por las organizaciones locales, auditados por los CIVICOS y entregados a los emprendedores por los municipios. Todos participan de la mesa evaluadora para definir a quién se le otorga el crédito, por eso es fundamental que estén en sintonía y participen de las capacitaciones. Sebastián Chirino, de la organización CEDI de San Juan, indicó que las capacitaciones con RADIM le permitieron “comprender a fondo la temática de microcréditos”. La organización se encarga de darle formato al circuito de funcionamiento de los microcréditos, por eso Chirino enfatiza la importancia de la jornada para “ayudarlos a buscar anclaje con la realidad del sistema emprendedor local para lograr que los créditos se devuelvan y puedan continuar dentro del formato circular de financiamiento”.

Para Claudia Fernández, titular de la Dirección de PyMES y Emprendedores de la Secretaría de Industria del Ministerio de Producción y Desarrollo Económico de San Juan, contar con la ayuda de Estrada para las capacitaciones fue una experiencia sumamente enriquecedora ya que desde RADIM aportan una mirada financiara que es justo lo que necesitan para administrar de la mejor manera posible los FIR. “En las capacitaciones aprendimos que debemos cuidar los fondos porque son nuestra herramienta para continuar ayudando a otros emprendedores a tener más posibilidades de crecimiento”, cuenta. En ese sentido, explica que aprendieron a ser más directos con los emprendedores, pidiendo datos financieros que aseguren que van a poder pagarlo en un término de 36 meses, y sin perder el eje de lo que se trata la acción. “Muchas veces queríamos solidarizarnos con los postulantes, pero desde RADIM nos recordaron que es importante que la persona que solicita el microcrédito entre fortalecida, de otra manera, el circuito crediticio se puede desarmar”, concluye Barceló.