CIVICO en FOCO

Gracias a la relación con diferentes actores sociales desde hace seis años el CIVICO Cañuelas lleva adelante su actividad en materia de Responsabilidad Social.

La creación del CIVICO Cañuelas permitió que se modificaran las relaciones con la comunidad y facilitó a los colaboradores de Lomaser y Recycomb encontrar una línea de acción que orienta su trabajo social. “Antes de la formación del Comité de Incentivo al Voluntariado e Interacción con la Comunidad no teníamos una presencia fuerte en materia de trabajo social en Cañuelas. Las acciones eran escasas y las veces que intentamos acercarnos al pueblo de forma desorganizada tuvimos malas experiencias”, recuerda Paulo Ortiz, Líder de Seguridad, Salud y Medio Ambiente.

Durante 2014, se llevaron a cabo cuatro iniciativas en el marco de los programas estructurantes Jóvenes en Acción y Educ-Acción con una inversión social movilizada de $1.492 mil, en tanto que Fundación Loma Negra aportó la suma de $319 mil, alcanzando un total de 19.676 beneficiarios.

El principal foco de acción para este CIVICO ha sido la educación e inclusión de chicos con capacidades especiales. “Una de las primeras acciones que hicimos fue la transformación de una plaza que estaba en desuso en un parque integrador con juegos para chicos con capacidades especiales”, menciona Ortiz. Y en consonancia, Fabián Gerez, Jefe de Logística, agrega: “esta plaza fue un hito, no solo porque participó mucha gente, sino porque la satisfacción más grande fue ver que uno de los proveedores que había colaborado replicó nuestro proyecto en su localidad de procedencia”.

Dentro del mismo eje, han colaborado con el Hogar Santa María del Rosario en tareas de reparación y acondicionamiento que permitieron su certificación para poder albergar a jóvenes con capacidades diferentes. Y en Máximo Paz, en conjunto con la Municipalidad y el INTI, tienen como proyecto la construcción de una panadería. “El objetivo planteado en este proyecto es conjugar la implementación de los conocimientos en construcción e instalaciones de los alumnos de la Escuela Técnica con la oportunidad de brindar un oficio a los chicos con capacidades especiales que van a trabajar en ella. De esta manera la panadería tiene una sustentabilidad propia e inclusión social”, explica Ortiz.

Cañuelas (2)En el marco de Educ-acción, se están llevando adelante tres acciones principales. Por un lado, el Proyecto Puente, implementado por segundo año consecutivo. “A través de este proyecto permitimos a alumnos del séptimo año de la Escuela Técnica realizar sus prácticas profesionalizantes. Tenemos 8 chicos que cumplen jornadas de 4hs para alcanzar las 200 horas totales. Lo primero que hacemos es darles una charla sobre seguridad y luego los integramos paulatinamente en los diferentes sectores. Es uno de los proyectos más interesantes”, comenta Rolando Rivero, Líder de Planta de Recycomb.

Una de las iniciativas que más destacan es la creación del EduCómetro, nombre que le dieron al proyectoCañuelas (1) de“Educación Común Medida” en el que están desarrollando una base de datos sobre las oportunidades educativas formales y noformales que se encuentran en Cañuelas. Bajo un método de trabajo donde se combinan más de 16 instrumentos, dentro de los cuales se desarrollaron entrevistas y cuestionarios a niños, docentes, directores y pobladores
. Los datos obtenidos son volcados en una matriz integradora que produce como resultado un listado que permite hacer un diagnóstico base. “La formación del EduCómetro fue un desafío muy importante, es muy difícil encontrar información de este tipo en cualquier partido, y como objetivo final buscamos poder sociabilizar los resultados y lograr planificar e implementar políticas públicas de acción a corto, mediano y largo plazo relacionadas con temas de niñez y adolescencia”, resume Ortiz.

Asimismo, junto a la ONG Potencialidades se está trabajando con los chicos de la carrera de Maestro Mayor de Obra de la Escuela Técnica de Máximo Paz para realizar una réplica del Santuario a la Virgen que se encuentra en San Miguel.

Al momento de mencionar las ventajas que encuentran al trabajar dentro de un CIVICO, lo principal es el alcance que tienen y los contactos que generan. “Antes no teníamos mucha relación con la municipalidad, hoy tenemos una agenda compartida. Se puede decir que existe un reconocimiento constante por parte del Municipio de la responsabilidad social de Loma Negra en el partido de Cañuelas”, asegura Ortiz. Trabajar en articulación con la Municipalidad, ONGs y la cadena de valor es muy importante para poder llevar a cabo los proyectos, “nuestros proveedores tienen una presencia muy fuerte en cada acción que realizamos, siempre están dispuestos a ayudar y generar donaciones”, opina Rivero. Además, “el apoyo de un técnico local de  Fundación Loma Negra que nos orienta sobre todo en la parte de procesos formales a la hora de definir proyectos nos organiza y permite tratar todos los temas en grupo”, concluye Gerez.

Generar en un día un gran cambio

Durante la 6ta jornada del Día de Hacer el Bien los voluntarios del CIVICO Cañuelas pudieron elegir entre cuatro opciones bien diferentes que buscaron cambiar las condiciones edilicias de distintas instituciones de Uribelarrea, Vicente Cáceres y Máximo Paz, beneficiando de esta forma a 2422 personas.

En las semanas previas a la jornada del Día de Hacer el Bien, en el Centro de Jubilados y Pensionados “NINA”, de la comunidad de Uribelarrea, se desarrollaron actividades de infraestructura tales como revoques, colocación de cerámicas, cabina de gas, lavado de paredes y pintura exterior de todo el salón. “Cuando llegamos al lugar el proyecto era muy lejano, los abuelos no creían poder verlo terminado, pero lo logramos entre todos”, afirma Diego Ludueña, coordinador SSMA de Recycomb.

Cañuelas - Uribelarrea (1)Durante ese último domingo de ag osto, se realizó la inauguración formal de las mejoras y la bendición del lugar que estuvo a cargo del Padre Juan, de la capilla de Uribelarrea. Además, entre todos los 30 voluntarios de planta y los 120 externos que se sumaron, se disfrutó de un almuerzo y una lotería familiar para continuar recaudando fondos para la institución, que pudo darse el lujo de tener la cocina terminada con los artefactos instalados. Además, Transportes Romano donó una cocina industrial y Transportes ISPRA, el horno pizzero industrial. Mientras todo sucedía, los más chicos pudieron disfrutar jugando en un pelotero. La actividad impactó en un total de 1000 beneficiarios.

Por su lado, la iniciativa de voluntariado en la localidad de Vicente Casares se dividió en tres equipos de trabajo: Cañuelas (1)uno participó pintando el exterior del edificio de la Escuela Secundaria de Vicente Casares Nº 17, con siete voluntarios de la Fundación. Otro equipo, en el que participaron 13 voluntarios, realizó el mantenimiento de los juegos de la Plaza Belgrano situada en dicha localidad, y otros 16 voluntarios de Fundación Loma Negra fueron al Hogar Santa María del Rosario a realizar trabajos de infraestructura. Ahí pintaron el salón de reunión y los dormitorios, cambiaron puertas y artefactos, arreglaron la instalación eléctrica y luminarias del taller de panadería y, con la instalación de una membrana especial, solucionaron el problema del agua que se filtraba por el techo del lavadero. “No es sólo un día de fiesta, sino también festejar el compromiso asumido”, señala Sonia Castro, administradora del Hogar Santa María del Rosario, que sólo tiene palabras de agradecimiento para los voluntarios. En el hogar hay 17 jóvenes con capacidades diferentes y un taller de panadería como fuente de ingreso. “Desde prepizzas, pan, bizcochos o tortas fritas, lo que pidan. ¡Hacemos hasta fideos!”, se ríe Sonia. Hace tres años que Cristian Porte Petit, operador de Laboratorio en Lomaser, elige ir al Hogar durante la jornada del Día de Hacer el Bien, con lo cual ya se siente un amigo de la institución. “Es muy reconfortante pasar por el lugar y sentir que hicimos algo que pudo mejorar la calidad de vida de esos chicos y al mismo tiempo sentir que hicimos algo que mejoró nuestra calidad de vida, porque lo vivido esos días nos van a quedar para siempre”, sintetiza el voluntario.

Para el cierre, todos los voluntarios se trasladaron a la Escuela Especial Nº 502 de Máximo Paz. “Estamos realizando un convenio con el INTI para generar una panadería en este lugar y que los chicos tengan su fuente de trabajo”, destaca Paulo Ortiz, quien coordinó la jornada solidaria en Cañuelas. Por eso eligieron festejar allí un almuerzo con panchos, acompañados con música por un grupo de folklore y con la visita de un mago, que sorprendió a todos. Hasta se le festejó el cumpleaños de 15 a una de las chicas del hogar, con vestido, torta y regalos.

Así, la jornada del Día de Hacer el Bien en Cañuelas dejó como resultado un gran involucramiento tanto de voluntarios internos -63- como externos -111- y un total de 1422 beneficiarios.

Día de Hacer el Bien – Recycomb – Mejora de un espacio sagrado

Voluntarios de la Planta, junto a los vecinos del pueblo de Uribelarrea, y a familiares, amigos, proveedores y clientes, participaron en la recuperación del patrimonio histórico del Santuario Nuestra Señora de Luján de Uribelarrea.