Novedades

¡COMPARTILO!

Institucional
29 junio, 2015

De madera de descarte a muebles reciclados

Muebles reciclados es la iniciativa lanzada por el CIVICO San Juan, junto a 60 voluntarios externos, que logró combinar la reutilización de pallets que estaban en desuso con el desarrollo de las capacidades técnicas de alumnos de la Escuela Técnica de Formación Profesional N°495 “Monseñor Dr. Audino Rodríguez y Olmos”.

Los pallets de madera en desuso, sin valor comercial, que no pueden repararse para ser incorporados al proceso productivo, son reutilizados por el taller de carpintería de la Escuela Técnica de Formación Profesional N°495 “Monseñor Dr. Audino Rodríguez y Olmos”, ubicada en La Bebida, San Juan, a la que asisten alumnos de escasos recursos y sin límite de edad, entre los 19 y 50 años. A partir de las condiciones en las cuales trabajaban -falencias en seguridad industrial en cuanto a protección personal y de maquinarias, orden y limpieza- diez voluntarios de la planta propusieron realizar, en el marco del Ciudadanos Solidarios, jornadas de capacitación y entregar los pallets necesarios y básicos para el desarrollo del taller 2015 de carpintería.

“AdeOLYMPUS DIGITAL CAMERAmás de recibir la materia prima necesaria para el desarrollo del trabajo, organizamos jornadas de capacitación para que los chicos puedan tomar todas las precauciones a la hora de trabajar con la madera”, cuenta Lucas Amchite, gerente de Planta San Juan y encargado de dar estas charlas. “El objetivo de este proyecto es trasmitir conocimientos básicos de las políticas de Salud, Seguridad y Medio Ambiente aplicadas en Loma Negra, y fomentar prácticas sustentables, a través del reciclado de los pallets en desuso”, agrega.

Gustavo Illañez, profesor del taller, recuerda que antes de que Loma Negra les entregara  los pallets tenían dificultad para conseguir madera ya que “es un material muy caro, y muchas veces teníamos que hacer rifas para juntar la plata, y conseguíamos recortes muy chicos con los que sólo podíamos hacer pequeñas cosas”.

El curso tiene una duración de tres años, está avalado por el Ministerio de San Juan - bajaEducación de la Provincia de San Juan y otorga el título de Auxiliar técnico en Carpintería. Actualmente cuenta con más de 40 alumnos. A través de esta capacitación, los estudiantes construyen lo que necesitan, se quedan con aquello que producen para sus domicilios y sino lo comercializan como una forma de generarse ingresos. “En la escuela cuentan con toda la maquinaria necesaria; primero hay que preparar el material para recién luego poder trabajarlo. Hacen mesas, puertas, bajo mesadas, lo que los ellos necesiten. Además les damos conocimientos básicos de dibujo y matemática, entre otras materias, para que puedan diseñar y sacar los cálculos para presupuestar”, explica Illañez.

“Es lindo ayudar a las personas que lo necesitan. Pero lo más importante es poder desarrollar en el otro capacidades técnicas que perduren. Ademásuno se da cuenta de que hay muchas cosas que se logran sólo a partir del trabajo en grupo, y formar parte de ese grupo es muy gratificante”, concluye Amchite de su experiencia como voluntario.