Voluntarios de la Planta, junto a los vecinos del pueblo de Uribelarrea, y a familiares, amigos, proveedores y clientes, participaron en la recuperación del patrimonio histórico del Santuario Nuestra Señora de Luján de Uribelarrea.

La jornada comenzó con una procesión de 5 km, abierta para la
comunidad del lugar y aledaños. El objetivo de la caminata fue integrar y agradecer la cadena de favores que se fue formando con todos los que participaron en el proyecto. A lo largo del trayecto participaron 100 personas, algunas iban a caballo, otras caminando, niños y personas de todas las edades. Durante la caminata se acompañó con guitarra y canciones. Al llegar al Santuario, se celebró una misa presidida por el Sr. Obispo Monseñor Horacio Suárez junto con el párroco P. Juan Carlos Flores.
Los voluntarios de Recycomb colaboraron previamente, durante varias semanas, en la realización de los trabajos de restauración del Santuario y, a su vez, plantaron 10 árboles de sombra en la galería parroquial, pintaron paredes y refaccionaron las instalaciones. El beneficiario final de este proyecto es toda la comunidad de Uribelarrea que asciende a unos 1.200 habitantes. Para finalizar, hubo una bendición de la restauración lograda por el aporte voluntario de todos y un brindis con los presentes. Roberto Razetto, Coordinador de Producción y Logística de Recycomb, compartió su testimonio como voluntario de esta jornada solidaria: “Participar en este tipo de voluntariados nos colma de orgullo, también nos hace pensar que podemos soñar con un futuro donde estas acciones puedan generarse en todos los ámbitos de nuestra sociedad de manera natural, actuar hoy y transformar el mañana”, afirmó. Por su parte, Juan Mariosa, Coordinador de Mantenimiento, dijo: “Este tipo de actitudes nos hace crecer como personas a cada uno de los que participamos”.
Para finalizar, Guillermina Moschini de Administración, explicó: “Dichas acciones sin duda son enriquecedoras y, por sobre todas las cosas, son experiencias maravillosas. Comprometiéndonos con estas iniciativas generamos un efecto multiplicador que nos permite tomar conciencia de que realmente es posible creer en un mundo mejor”.