Jóvenes del último año de secundaria comparten una jornada laboral junto con un profesional ligado a la carrera que sienten como vocación.

CIVICO OLAVARRÍA