Las tareas propuestas por el CIVICO Cañuelas para el Día de Hacer el Bien se focalizaron en el mantenimiento y puesta en valor de dos escuelas primarias, una en Uribelarrea y la otra en Máximo Paz, y del Hogar Santa María del Rosario, donde viven jóvenes con capacidades diferentes.

De esta manera, empleados de Lomaser y Recycomb, junto a la comunidad, familiares, amigos, proveedores y clientes participaron de manera mancomunada en este evento solidario que como bien dicen ellos “ya no es el día de Loma Negra sino el de todos”.

La mañana del 25 de agosto la Escuela N° 4 Gral. José de San Martín, elegida por Recycomb para el DHB, amaneció llena de gente con ganas de trabajar con un objetivo común: terminar una rampa de acceso para sus dos alumnos con problemas motrices, rellenar y parquizar el terreno e instalar juegos nuevos, crear una cancha de vóley y una de básquet, pintar el muro perimetral, reconstruir un cartel eléctrico y realizar tareas de limpieza. “Reciben a 160 alumnos y la verdad que tienen muchas necesidades. Con lo cual lo importante fue realizar reuniones previas para saber cuáles eran las más urgentes”, explica Guillermina Moschini, de Ventas y Administración de Recycomb. “Para lograrlo priorizamos el tiempo, el presupuesto y articulamos con otros actores”, recuerda esta colaboradora que está desde hace seis años en la empresa.

El involucramiento y el trabajo a futuro también son fundamentales para Delicia Jaime, directora de la institución que esa mañana recibió a 350 personas. “Trabajar y lograr un socio comunitario como Fundación Loma Negra es fundamental. Además, los trabajos realizados se eligieron pensando no sólo en el juego propiamente dicho dado que los recreos terminan siendo una experiencia de aprendizaje también”. Otra particularidad que tuvo Uribelarrea es que el almuerzo sólo fue para los chicos ya que se instaló una cantina para que el colegio recaudara fondos. “Lo interesante de este Día de Hacer el Bien fue lo que provocó después, la cosa compartida, el objetivo cumplido, el espacio de aprendizaje, el involucramiento del otro; es algo que te llena el alma –enfatiza Diego Ludeña, coordinador de Producción de Recycomb-. Este año nos llenó de orgullo que se sumara el personal de planta que se involucró y se comprometió con el trabajo en equipo.”

Lomaser eligió mediante el CIVICO el “Hogar Santa María del Rosario”. Durante 2012 se ejecutó un programa que permitió realizar grandes arreglos edilicios y de mantenimiento lo que llevó a que la relación entre los voluntarios y el Hogar se estrechara aún más. “Tenemos una relación muy cercana y valoramos el esfuerzo que hacen todos para mantener este lugar que es tan importante para ellos”, responde Mario Kessler, miembro del CIVICO y líder de la actividad que contó con 20 voluntarios propios. Dado que su mayor ingreso proviene de un emprendimiento de panificados, donde los mismos jóvenes son responsables de la producción, este año se mejoraron las instalaciones del taller donde trabajan, se pintó el cerco perimetral, se acondicionó el patio, un baño externo y se realizaron distintas tareas de mantenimiento.

“Nuestro principal ingreso proviene de la venta de los productos que hacemos y eso significa que no contamos con fondos para la manutención de nuestra casa con lo cual el aporte de Loma Negra fue y es fundamental”, cuenta Sonia Castro, a cargo del funcionamiento de este Hogar en el que viven 17 personas con capacidades diferentes que van desde los 24 a los 50 años de edad. Si bien la ayuda económica es importante, para Castro la diferencia está en el corazón que pone la gente que viene. “Estos chicos son afectuosos y lo que reciben de las personas es amor, respeto y eso es lo más valorado por nosotros….el valor humano que tienen”.

El colegio Mariano Moreno está en una zona rural, cercana a la localidad de Máximo Paz, y sus alumnos, del nivel primario, llegan en bicicleta o a caballo. Dentro de las necesidades que presentaba, los baños eran un punto urgente a resolver ya que eran letrinas y muchos de los chicos tenían temor con lo cual no iban o utilizaban el baño de los docentes. El primer paso fue hablar con el Consejo Escolar para que se permitieran las obras y se resolvió que la empresa pondría los materiales y el Consejo la mano de obra para realizar los 2 baños de varones y los 3 de mujeres. Los trabajos comenzaron con 30 días de anticipación y consistieron en levantar las letrinas e instalar inodoros, cambio de azulejos, pintura de puertas y acondicionamiento de espacios comunes. Asimismo, se realizó la preparación de un mural para los dibujos de los alumnos y se hicieron actividades recreativas para los más chicos el día de la inauguración.

“Una compañera de mi esposa trabaja en el colegio y le contó de las necesidades que tenían y nos pareció que era una muy buena oportunidad de colaborar”, cuenta Oscar Lazarte, analista de Compras de Lomaser quien desarrolló un papel clave dada su experiencia en la compra de materiales. Si bien las intenciones eran las mejores, cuando los voluntarios se acercaron a la escuela notaron el escepticismo de sus autoridades. “Nos daba la sensación de que muchas veces les habían prometido cosas que nunca se concretaban y dada la situación en la que se encuentran era algo lógico”, cuenta Lorena Cocincina, del área de Central de Requerimiento en Logística de Lomaser y líder  de la actividad. Si bien las necesidades de la zona son muchas, los voluntarios tienen pensado seguir colaborando con la institución por eso el próximo objetivo a cumplir es la división de un SUM para crear una nueva aula ya que ahora funcionan dos en el mismo espacio. “Me involucro demasiado y es bueno saber que tanto la empresa como mis compañeros me apoyan para seguir adelante”, concluye Cocincina.

Cañuelas 2

 

 

 

 

 

 

 

 

Recycomb 1