Se realizó la 5ta edición del “Dos días en tu futuro”, programa de los CIVICOs Olavarría y Ferrosur que acerca a los jóvenes a experimentar la carrera o profesión que elegirán en su futuro.

Con su foco de actuación en el área de juventud, Fundación Loma Negra acaba de finalizar su 5ta edición de“Dos días en tu Futuro” (2D), iniciativa en la cual un grupo de alumnos del último año de la escuela secundaria comparte una jornada laboral con un profesional de la carrera u oficio que considera de su interés. “A través de esta propuesta, se busca que los jóvenes aprendan el valor del trabajo, vean las profesiones en su desempeño cotidiano, generen relaciones personales y puedan conocer a las empresas e instituciones desde adentro, explica Silvia Díaz, técnica local de Fundación Loma Negra.

En este proyecto participan todas las instituciones educativas del partido de Olavarría, incluso las escuelas rurales, mientras que los socios voluntarios son profesionales y ejecutivosOlavarria 2 destacados en su labor que dedican un día a mostrarle a otros de qué se trata su trabajo diario. “El objetivo principal es mostrar a los estudiantes de la manera más fiel posible de qué se trata la carrera o el oficio que creen que elegirán y esta experiencia ha llevado a ratificar vocaciones o a cambiarlas”, cuenta Díaz.

Durante 2014 fueron 99 socios los que destinaron un día en forma voluntaria para compartir una jornada laboral con 110 alumnos. Como particularidad de esta edición, se destacó el número de jóvenes interesados en el campo de la medicina, y la contribución para acercarlos a todas las instituciones de salud públicas y privadas de la ciudad. Fue así que los futuros médicos estuvieron dentro de un quirófano durante seis horas viviendo en vivo y en directo la profesión de cirujano, anestesista, auxiliares y demás especialidades.

“Para el profesional es dar un día de su trabajo y para el alumno que viene es  muy significativo porque está decidiendo aquello que quiere ser en el futuro”, enfatiza Belén Popp, veterinaria de pequeños animales quien participó por segundo año del 2D. “El año pasado tuve tres alumnos y finalmente ninguno eligió la carrera de veterinaria por diferentes razones”, cuenta Popp. En esta edición, dos alumnos pasaron la jornada en la veterinaria San Francisco, en el barrio de Pueblo Nuevo, en la que castraron a una perra, bañaron y cortaron el pelo a algunos animales y aprendieron a poner inyecciones a un perro que tenía una patología en la piel. “Para el próximo año, ojalá puedan aceptar más vacantes, yo no tengo problema en tener más chicos a cargo dado que vienen bien predispuestos y es importante darles la oportunidad de que vivan su futura profesión desde adentro”, concluyó Popp.