El Curso de Capacitación y Formación en Oficios implementado junto con la Misión Monotécnica Nº 71 (centro de formación profesional) se enmarca dentro del convenio firmado entre Loma Negra y el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de Catamarca, en julio de 2011, a fin de canalizar en forma articulada las políticas de educación provinciales y contribuir a las demandas de la región.

La estrategia de Loma Negra, a través de Fundación Loma Negra, fue implementar el proyecto Construyendo futuros para todos en el marco del CDC El Alto para atender las necesidades de empleabilidad del Este catamarqueño, dado que los dos únicos establecimientos secundarios tenían orientación en Recursos Humanos y Filosofía y la empresa requería contratar personal con especialización técnica.

Por otra parte, en 2011, las estadísticas arrojaron que sólo tres de cada diez chicos finalizaban el secundario. Debido a esta problemática, en agosto de 2011 se inauguraron seis cursos de herrería, electricidad, curtiembre, costura industrial, gastronomía, de los que egresaron 179 alumnos entre jóvenes, mujeres y adultos. Según explica Alberto Taborda, técnico local de Fundación Loma Negra, “para muchos de ellos, estos cursos son una alternativa ideal porque no tienen el secundario completo”. Ya en 2012, se amplió a 15 cursos en siete localidades de El Alto, con 243 egresados.

Durante el año, los alumnos cursan tres veces por semana. Los egresados luego son incorporados por empresas contratistas para la reparación mayor del horno de Planta Catamarca. Hasta el momento, las estadísticas de presentismo son alentadoras, dado que de un promedio de 20 alumnos, 5 no son constantes.

En el marco del CDC El Alto, a partir del año pasado, esta acción se complementó con la inauguración de un secundario completo para mayores de 18 años en alianza con el Municipio de El Alto y organizaciones locales. Además, la Fundación implementó cursos de microemprendimiento y cooperativismo, para que no solamente se capacite a las personas para conseguir un empleo formal, sino para que incorporen herramientas de gestión que les permitan desarrollar de manera sustentable su propio emprendimiento.

Eduardo Rivarola es director de la Misión Monotécnica N° 71 y está en contacto permanente con sus alumnos. “Los jóvenes llegan sin conocer las herramientas, no tienen a mano una escuela de formación profesional, por eso aprovechan esta oportunidad que les brindamos. ¡Incluso hoy me llevé una sorpresa! Uno de los alumnos que egresó a fin de año, que vive en Chañar Laguna, un pueblito muy disperso, compró sus herramientas y con hierro en desuso está construyendo su propio taller con mucho esfuerzo”, comenta orgulloso el profesor.

Según Mariano Hernández y Francisco Roque Ávila, alumnos del curso de capacitación en herrería, la compañía les brindó una oportunidad única y están muy agradecidos, dado que gracias al oficio aprendido pudieron ampliar sus conocimientos e incorporarlos en sus trabajos.

“Pancho” Ávila trabaja en una empresa que está construyendo el dique en la zona del El Alto y pudo demostrar sus conocimientos. “Ahora cada vez que necesitamos soldar algo, yo puedo hacerlo, incluso en mi casa arreglé el portón y hago algunos trabajos”. Mariano Hernández ya está decidido que este año va a comenzar el curso de mecánica y así sumar otro oficio que sea rentable.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA