La Fundación Loma Negra aplicó una nueva herramienta de evaluación de CIVICO y CDC con el fin de conocer el nivel de incidencia tanto interno como externo de los programas que llevan adelante.

Durante el mes de agosto, Fundación Loma Negra realizó una evaluación piloto de todas las iniciativas del CIVICO y de los CDC de Olavarría con el objetivo principal de medir el valor que genera el modelo de Inversión Social Privada que utiliza InterCement, tanto para la compañía como para la comunidad donde opera.

Esta herramienta de medición se basa en dos dimensiones: Valor para la Sociedad y Valor para la Empresa. Cada uno de los ejes se compone de cuatro campos, los cuales están integrados por distintos indicadores (12 por cada dimensión).  “La herramienta se crea ya que la Inversión Social Privada (ISP) es el uso de recursos privados con fin de interés público y hace un tiempo se pensaba que la ISP debía estar enfocada solamente en la sociedad pero hace algunos años que se viene discutiendo que la ISP debe traer para la empresa algunos resultados también. Por eso hoy hablamos de ISP Estratégica”, enfatiza Francisco Azevedo,  quien fue Director Ejecutivo del Instituto Camargo Corrêa durante ocho años y creador de la herramienta. Asimismo, asegura que “si no logramos mostrar que esa inversión que hace la empresa tiene algún tipo de retorno corremos el riego de que en un momento de crisis sea lo primero que se recorte. Y cuando hablamos de beneficios no tienen que ver con rentabilidad financiera sino con intangibles tales como: reputación, licencia social para operar, mejora de clima laboral, entre otros”.

IMG_4901 2

Para Agustín Escofet, Líder de Programas de Fundación Loma Negra , “lo más interesante del proceso de implementación es poder detenerse a observar y evaluar su trabajo bajo este tipo de indicadores, y pensar acciones para mejorar el impacto tanto interno como externo”, al mismo tiempo que explica que no se trata de una herramienta que busca comparar resultados entre los distintos CIVICOs, dado que si bien todos utilizarán el mismo instrumento de medición, cualitativamente las comunidades son diferentes. “Esto sirve para medir evolución y hacer planes a futuro, algo muy importante en inversión social privada”, enfatiza.

Mario Allende, integrante del CIVICO Olavarría, comenta que “la experiencia fue muy buena y realmente nos permitió ver dónde estamos parados frente a la comunidad y hacia adentro de la compañía”.  Primero se realizó una autoevaluación con treinta preguntas individuales sobre la base de los trabajos impulsados y luego se compartieron las experiencias en conjunto. “La idea es replicarlo en todos los CIVICOs, por eso en la reunión estuvieron presentes los demás técnicos locales de Fundación Loma Negra”, explica  Allende.

“Fue muy importante saber qué piensan las instituciones de nuestra forma de actuar. Hemos logrado que se trabaje en red y que las instituciones se apoyen entre sí”, asegura Miguel Caruso, integrante del CIVICO y representante del CDC Sierras Bayas. Después de contestar preguntas individuales se formaron tres equipos con integrantes de distintas instituciones y se analizaron las diferencias de criterio para unificar una respuesta. A diferencia de la jornada del día anterior, éstas se cruzaban con las estadísticas resultantes del CIVICO y las respuestas dieron en el mismo cuadrante: el CIVICO está muy bien posicionado con la comunidad.

Para Cecilia Alves, integrante del CDC en la Comisión de Reyes Magos y emprendedora turística de La Calera, fue muy revelador y destaca la utilización de esta herramienta. “Una vez por año deberíamos implementarla para poder repensar y aprender del trabajo que se está realizando y lo que todavía falta por hacer”. Con este punto también concuerda Azevedo: “Lo más rico que tiene esta herramienta es que invita a la reflexión, ése es un momento mágico porque ayuda a las personas a comprender mejor en qué estadío se encuentran, con lo cual la discusión que genera el indicador es más importante que el resultado específico.”