Loma Negra, Fundación Loma Negra y AMIA continúan trabajando con el Programa Valor cuyo objetivo es mejorar la competitividad e incrementar las oportunidades de mercado de las PyMEs. Durante este segundo ciclo se trabaja con proveedores y clientes y se incorpora la figura del tutor.

Loma NegraFundación Loma Negra y AMIA (Asociación Mutual Israelita Argentina) continúan por segundo ciclo consecutivo con la implementación del Programa Valor, RSE + Competitividad, durante el período 2013-2014.  La firma del acuerdo marco se realizó en la sede central de Loma Negra y contó con la presencia de los directivos de la empresa, funcionarios de AMIA y los tutores del programa que este año se sumaran a la iniciativa. De este modo, la empresa y la mutual renuevan su compromiso de trabajo luego de ejecutar el programa en el ciclo 2010-2012.

El Programa Valor es una iniciativa regional del Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), implementada en Argentina por AMIA. Su objetivo es mejorar la competitividad e incrementar las oportunidades de mercado de las pequeñas y medianas empresas (PyMEs) y contribuir al desarrollo sostenible. A través de sus consultores  Valor fomenta la implantación de medidas de Responsabilidad Social Empresaria (RSE) en las empresas, priorizando aquellas que forman parte de las cadenas de valor de grandes compañías.

Para Mario Casasco, gerente de Relaciones Institucionales de Loma Negra esta relación tiene un aspecto fundamental que tiene que ver con la posibilidad de crear alianzas sustentables. “Es responsabilidad de la empresa que su cadena de valor funcione bajo los mismos parámetros de la sustentabilidad que ella misma pondera y con el programa Valor materializamos en acciones concretas lo que tiene que ver con el cambio cultural que buscamos”, enfatiza. Para Fernando  Passarelli, director y coordinador del Programa Valor, la experiencia con Loma Negra es positiva porque trabaja de manera articulada y gracias a su mirada estratégica a largo plazo, busca que su cadena de valor cumpla con objetivos financieros, sociales y ambientales. “Comprende cuál es el rol de la gran empresa, asume el compromiso y se involucra directamente en el proceso de incorporación de temas de sustentabilidad y herramientas de gestión en el día a día de la PyMe”.

Durante el período 2013-2014 participan en total 20 empresas. Durante este año comenzaron 13: cinco PyMEs que ya estuvieron en el ciclo anterior y están dispuestas a profundizar su desarrollo, seis proveedores y dos clientes. “Lo que valoramos de AMIA es su altísimo nivel de profesionales que entienden la lógica de la gran empresa y de la PyMe – explica Agustín Escofet, líder de Programas de Fundación Loma Negra-. Otro punto fundamental es que no se quedan en enunciados teóricos, los llevan a hechos concretos que se pueden replicar y estos son los aliados que necesitamos en el día a día”.

El programa contempla la realización de cuatro talleres de sensibilización, un diagnóstico inicial y un diagnóstico final de cada una de las empresas, con consultorías a cada una de las empresas, con su correspondiente diseño y ejecución de un plan de acción. Los actores que se suman este año son los tutores, los cuales forman parte de los CIVICOs de Buenos Aires, Olavarría y Catamarca ya que son los tres ejes de mayor peso en la operación y logística de Loma Negra y fueron seleccionados por la Dirección de Comercialización.  Los tutores son: María Alejandra González, Andrés Camino, Martín Contartese, Marcos Cabanillas, Julieta Achierno, Fernando Campeol, Mariano Contreras, Marina Rodríguez Cáceres y Paulo Ortíz.

A diferencia del ciclo anterior, Fundación Loma Negra se suma a la iniciativa dado que se busca dar a conocer la metodología de inversión social privada que realiza. “Buscamos comenzar a sumar masa crítica a este modelo que busca generar capacidades instaladas en las comunidades y necesitamos que nuestros proveedores y clientes se sumen a esta manera de colaborar con la comunidad”, cuenta Luciano Tracchia, gerente de Compras de Loma Negra.

De esta forma, los tutores son el nexo concreto con cada stakeholder, trabajan en el día a día, conociendo sus problemas, sus fortalezas, sus debilidades y ven la forma cómo desde la empresa se los puede potenciar y ayudar. “El compromiso del tutor es fundamental. Sin embargo, no participa en el proceso de campo ya que la PyMe necesita tranquilidad para expresar su problema y además cuenta con el consultor, que es el especialista y ayuda a buscar la solución”, asegura Escofet.

Una de las PyMEs que ya participó y continúa este año es Thermodyne Vial, que nació en 1947 y se focalizó en la venta de repuestos originales y oferta de servicios de mantenimiento y reparación de la marca Mack. “El programa Valor nos permitió incrementar la competitividad de nuestra empresa de manera sostenida tomando siempre en cuenta en nuestras decisiones estratégicas los impactos sobre todos nuestros grupos de interés. Por tanto, se puede decir que fue un antes y un después”, asegura Eduardo Tarazaga, gerente General de esta PyME que es una de las primeras del país en realizar un Reporte de Sustentabilidad, y agrega “Queremos seguir mejorando por eso continuamos en este ciclo. Además, si hablamos de sustentabilidad, hablamos de perdurar, no sólo como proveedor de una empresa como Loma Negra, sino internamente con nuestra gente”.

El resto de las empresas participantes que comenzaron este año son: Horcrisa S.A.; Camasa S.A.; Copimex; Pablo D. Yadon Transportes; Servicios Industriales Vans; Transporte Dalmo SRL.; Dal Molin Pedro Victorino y Urban Liliana Graciela; Masson Carlos Gustavo; Vydam SRL. Las PyMEs que continúan son: Colonia S.A.; MJM S.A., JS Servicios de Olavarría S.A., Thermodyne Vial SRL.; DP Sociedad Anónima.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA