Fundación Loma Negra disertó sobre su estrategia de inversión social privada y voluntariado corporativo en los encuentros del Grupo de Fundaciones y Empresas y el Consejo Empresario Argentino para el Desarrollo Sostenible. El involucramiento, la co-construcción y la comunicación fueron aspectos a destacar de su actuación. 

Fundación Loma Negra expuso su metodología de inversión social privada durante el 2do encuentro del Grupo de Afinidad en Desarrollo Local del Grupo de Fundaciones y Empresas (GDFE) junto a Fundación Essen mientras que en la sexta reunión del Grupo de Responsabilidad Social Empresaria del Consejo Empresario Argentino para el Desarrollo Sostenible (CEADS) explicó su estrategia en voluntariado corporativo.

El Grupo de Afinidad en Desarrollo Local (GADL) es una posibilidad que brinda el GDFE a aquellos socios que orientan sus iniciativas a la generación de impactos locales. Para Carolina Langan, directora Ejecutiva de GDFE, el desarrollo local es el gran desafío al cual se enfrenta hoy el sector privado. “La realidad nos muestra que está cambiando la manera de gestionar la inversión social identificando activos como la de sumarse y contribuir. Ya no hablamos de programas, sino de una gestión integral a partir de la generación de alianzas a largo plazo, sobre todo con el gobierno local”, enfatizó Langan.

Precisamente sobre estos aspectos giraron las disertaciones de Alberto Taborda, técnico de Fundación Loma Negra, en Catamarca y Ramallo, y de Julia Iurlina, coordinadora General de Fundación Essen, durante el segundo encuentro del GADL, “Agendas y Estrategia en Desarrollo Local + Inversión Social en Entornos Rurales”, llevado a cabo en la sede de Loma Negra.

La experiencia de Fundación Loma Negra en El Alto, Catamarca, a partir de 2011, coincidió con la profundización de un modelo de gestión que abandonaba el perfil asistencialista y comenzaba a trazar su estrategia de sustentabilidad y RSE desde la política del ‘buen vecino’. “Tiene que ver con la construcción de confianza y credibilidad de nuestro discurso alineado a nuestras acciones y prácticas”, contó Taborda. Focalizados en el desarrollo de base buscan generar capacidades en la población a partir de la asociación y la idea de co-construcción y co-resposabilidad ya que los problemas sociales son multicausales. “La inversión social privada es más eficaz cuando se complementa con la política pública. Esto es fundamental porque nos lleva a establecer vínculos con la esfera del Estado generando esta sinergia”, detalló.

A diferencia de Fundación Loma Negra que determinó que su zona de influencia sería aquella cercana a sus plantas; Fundación Essen determinó que promovería el desarrollo de base en el lugar donde está cada una de sus 17.000 “demostradoras”, es decir en todo el territorio argentino. “Entramos directamente en la cocina de la gente con lo cual el foco iba a estar puesto en el ámbito de la nutrición”, explicó Iurlina. A partir de 2009, comenzaron a trabajar junto a un equipo multidisciplinario en el acceso al agua segura. “Hoy, con aciertos y errores, llevamos 20 conexiones, que van desde la construcción de pozos de 400 metros hasta simples conexiones domiciliarias” contó orgullosa.

Durante septiembre se realizó la sexta reunión del Grupo de RSE del CEADS, que integra Loma Negra. Durante la reunión, que se llevó a cabCEADSo
en las oficinas centrales de Loma Negra y en la cual participaron representantes de 25 compañías miembros de la entidad, se abordó el tema de voluntariado corporativo desde el punto de vista del sector privado, del tercer sector y desde los medios de comunicación.

Fundación Loma Negra junto a la organización social Aportes y el medio especializado en RSE, Visión Sustentable, expusieron sobre la temática. “El caso de Fundación Loma Negra nos resultó interesante porque encontraron un formato que los fortalece tanto de cara a su comunidad como a sus colaboradores –explicó Ana Muro, Coordinadora del RSE y Negocios Inclusivos del CEADS-. La inteligencia de ellos ha sido poner en sintonía su cultura empresarial con el interés de sus empleados al mismo tiempo que desarrollaron herramientas de comunicación que empoderan tanto a sus propios voluntarios como a los programas y a sus aliados”.

Para Muro otro punto a destacar es que Fundación Loma Negra logró entender cuáles son las necesidades de las comunidades donde sus plantas están presentes. Asimismo, subrayó el hecho de que el programa de voluntariado tiene sus particularidades de acuerdo a cada comunidad. “Para lograr esto la figura del Técnico Local es fundamental y ése es un valor agregado muy importante porque supieron ver, invertir y dar el valor a la temática que realmente tiene”, concluyó.