El CIVICO Ferrosur tuvo su primer Día de Hacer el Bien a casi un año de ser creado. La propuesta presentada por uno de sus empleados logró duplicar el número de voluntarios y recuperar la escuela secundaria a la que asiste junto a su esposa.  

Gabriel Salicio, del área de Mecánica de Locomotoras de Ferrosur Olavarría escribió un e-mail contando en las malas condiciones que se encontraba la escuela donde él y su esposa cursan el secundario durante el turno noche y por qué sería una buena opción a la hora de elegirla para el Día de Hacer el Bien (DHB). Más allá de todos los pronósticos que hizo, cuando le comunicaron que la Escuela Media N°7, a la cual asisten más de 500 alumnos, era la elegida no lo podía creer. “Sabía que los pedidos eran muchos y de distintas bases por eso me pareció increíble que la eligieran”, cuenta aún emocionado Salicio, quien hace siete años está en Ferrosur.

A diferencia de los otros CIVICOs esta fue la primera experiencia del DHB para el CIVICO Ferrosur, conformado este año a partir de la necesidad de interactuar en otras zonas geográficas donde la compañía opera. “La realidad de nuestro CIVICO está relacionada con la realidad ferroviaria ya que nos extendemos por 3.000 kilómetros de vías que atraviesan más de 50 municipios”, explica Leonardo Maiola, Técnico de la Fundación Loma Negra. Asimismo explica que el trabajo que realicen los colaboradores de cada una de las bases será clave ya que ellos serán los encargados de detectar las necesidades, interactuar con la comunidad y articular. “Queremos que se sientan parte del CIVICO por eso la comunicación, el apoyo que reciban y lo que vayamos logrando será fundamental”, enfatiza Carolina Belsito, del área de Sistemas de Gestión, encargada de Comunicación y Capacitación de Ferrosur, y miembro del CIVICO.

Las acciones que priorizará este nuevo CIVICO serán las de aquellas comunidades donde la empresa tiene una presencia fuerte como Cañuelas, Bahía Blanca, Las Flores y Neuquén, entre otras. En cuanto a las comunidades, Maiola cuenta que si bien recibieron la noticia positivamente y desean sumarse “todas investigaron de qué se trataba y cómo actúa Fundación Loma Negra. Lo importante es que comprendan que queremos potenciar esfuerzos y generar alianzas que sean positivas para todos” enfatiza este técnico que por su historia familiar conoce la realidad de la vida ferroviaria desde su nacimiento con un papá maquinista, abuelo guardia y  bisabuelo Jefe de Estación Retiro. “Yo nací y me crié en barrio ferroviario. Espero ser un buen nexo entre esa comunidad por donde pasa el tren y los distintos empleados que hacen que las formaciones corran”, agrega.

En el caso puntual del DHB coincidió el pedido de un colaborador con el hecho de que la escuela está cerca de la planta de Ferrosur. “Comenzamos los trabajos dos meses antes ya que no sólo la estructura sino el mobiliario estaban muy deteriorados”, explica Belsito. De esta manera se arreglaron aberturas, instalaciones eléctricas, se colocaron protección en puertas y ventanas y se reconstruyeron todos los pupitres. Durante el domingo se pintaron los nueves salones y corredores, se acondicionó la sala de computación y se dejaron instaladas las computadoras que antes no funcionaban, se pintó un mural vinculado al tema de la integración. A su vez,  los alumnos pintaron el frente de su escuela.

Gabriel Solicio concurrió ese día con su esposa y con 50 compañeros de trabajo que al enterarse que era una propuesta suya se sumaron entusiasmados. “Fue el año que más participación tuvimos. Llegamos a los 100 voluntarios entre propios y externos”, se enorgullece Belsito y Solicio agrega, “ver lo que logramos entre todos te renueva, te da fuerzas de seguir y si bien fue mi primer año en esta experiencia es algo que quiero seguir haciendo, porque no se puede contar, hay que vivirlo”.

Ferrosur 1 Ferrosur 3