La premisa en el CIVICO Barker fue trabajar en equipo para mejorar las instalaciones del Club Loma Negra y Defensores de Barker. Con imaginación llevaron adelante un encuentro interclubes que además de acercar a distintas localidades a las instituciones trajo mejoras en infraestructura.  

En el Día de Hacer el Bien (DHB), el CIVICO Barker partió de la premisa de trabajar juntos para mejorar las instalaciones del Club Defensores de Barker y Club Loma Negra al mismo tiempo que buscaban promover e incentivar el hábito de vida saludable propiciando el desarrollo de actividades deportivas y recreativas con un evento donde participaron 325 chicos de delegaciones de Benito Juárez, Sierras Bayas y Olavarría.

“Encaramos un ambicioso programa con chicos, familias, vecinos, donde el foco principal era el deporte y si bien se desencadenó el último fin de semana de agosto, requirió reuniones, acuerdos y trabajos previos para lograr poner en valor los clubes que son uno de los activos sociales más importantes que tienen la comunidad”, cuenta Martín Isasa, gerente de Planta Barker y coordinador de esta acción que involucró a 268 voluntarios.

Las relaciones con las dos instituciones venía de tiempo atrás dado que varias veces habían requerido la ayuda de Fundación Loma Negra pero al no poder encuadrarse en una acción que no fuese sólo una donación no se había podido avanzar.

Con la idea de hacer un encuentro interclubes en las cinco disciplinas realizaron reuniones semanales con las distintas subcomisiones y representantes de la Secretaría de Deportes de la Municipalidad a fin de organizar un cronograma y relevar las necesidades de recreación que tenían. Básicamente el Grupo de Voluntarios trabajó en tareas de pintura, iluminarias, adecuación de las gradas y el gimnasio, donde se desarrollaron las actividades de básquet y voley, y del campo de deportes, donde se jugaron las otras tres.

Ariel Urrutia, del área de Seguridad e Higiene de Loma Negra, fue uno de los 38 voluntarios internos que participó del DHB.  Entre todas las funciones que cumplió ese día tuvo la suerte de arbitrar la final de básquet uniendo así su mundo laboral y personal. “Fue una experiencia hermosa sobre todo por el contacto con los chicos. Poder ayudar desde otro lado, te estimula en el día a día y cambia la posición de la empresa frente a la comunidad”, cuenta y agrega: “Fue sorprendente la gente que se sumó, en un momento de la final del encuentro eran 3.000 personas, eso te motiva y te empuja a seguir adelante”.

Para la gente del Club Loma Negra la experiencia fue también muy positiva ya que no sólo recuperaron instalaciones que estaban deterioradas sino también lograron generar contactos con otras instituciones que de otra forma no hubiesen sido posibles. “Confiamos en la gente de Loma Negra y cuando se decidió comenzar con las tareas supimos que era un camino de ida”, asegura Karina Kressi, de la subcomisión de tenis del Club Loma Negra al mismo tiempo que dice que el desafío para 2014 es involucrar a los padres de los chicos de las categorías mayores ya que esta vez no se sumaron.

La Banda Militar de Tandil y la peña Folklórica del Club Barker fueron los encargados de cerrar la jornada deportiva. Los desafíos para el futuro son muchos y ya están comenzando a trabajar con miras a 2014. “Esperamos que esta acción sea un puntapié inicial de una relación fructífera –enfatiza Isasa-. El objetivo es crear lazos de confianza para generar un trabajo en conjunto”.

SONY DSC