InterCement lanza Co-Building, una iniciativa que invita a sus colaboradores a pensar, imaginar y detectar oportunidades de emprendimiento en sus comunidades. Las organizaciones sociales serán aliadas claves en esta nueva forma de generar valor compartido.

Cuando un emprendedor se plantea por primera vez una idea de negocio, no resulta fácil trasladar inicialmente el proyecto que flota en su cabeza a una realidad tangible, que pueda ser rentable a corto o medio plazo, y mucho menos que logre esa sostenibilidad tan ansiada.

Partiendo de esta base surge en el interior de InterCement Co-Building “El motor de la Innovación Social”, una iniciativa que aborda el ámbito de la innovación y la sostenibilidad, y que busca al mismo tiempo transformar la forma de llevar adelante la inversión social en el Grupo Camargo Corrêa partiendo de una pregunta simple con respuesta compleja: ¿Cómo se logra incluir a las organizaciones de la comunidad y a los empresarios de la cadena de valor de InterCement? “Buscamos detectar oportunidades de emprendimientos en nuestras comunidades en función de nuestra cadena de valor. Con lo cual Co-Building te propone pensar, imaginar y detectar oportunidades de negocios viables en función de las necesidades de servicios e insumos que tenga no sólo la empresa sino toda la comunidad”, explica Agustín Escofet, líder de Proyectos de Fundación Loma Negra. Asimismo, se busca sumar a las organizaciones sociales, ya sea directa o indirectamente creando Negocios Inclusivos (NI) como una forma de generar valor compartido.

Lanzado en Brasil durante 2014 a partir de la puesta en práctica de siete proyectos, esta usina de ideas se basa, entre otros, en el Método Canvas, una herramienta de nueve pasos –los cuales cubren las cuatro áreas principales de un negocio: clientes, oferta, infraestructura y viabilidad económica – que busca testear cuál puede ser el producto o servicio más viable para una empresa a punto de emerger o en crecimiento.

Ahora, ¿por qué las compañías necesitan desarrollar negocios inclusivos con anclaje local? “Para que el desarrollo de la empresa esté más vinculado con el medioambiente donde vive y que aporte un diferencial real a esa comunidad. Ya no se trata de dar empleo”, responde categórico Escofet y agrega que “la ventaja que tenemos en Fundación Loma Negra al poner en práctica este tipo de iniciativas es el conocimiento profundo de nuestras comunidades”. Para Claudia Miranda, analista de Recursos Humanos de planta San Juan, un punto clave será la sinergia que se logre entre el área de operaciones de las plantas y los CIVICOs. “Nosotros tenemos el conocimiento en cuanto a la formulación y ejecución de proyectos y ellos cuentan con el conocimiento y la experiencia de la operación; conocen cuáles son los problemas que tienen a diario –explica Miranda-. Con lo cual, se necesitan de estas redes internas que te permiten abordar los problemas de manera integral y esto tienen que ver íntimamente con el desarrollo de la cadena de valor”.

Más allá que Fundación Loma Negra cuenta con la experiencia del Programa Generar, a partir del cual, y en alianza con otras empresas, busca brindar apoyo a emprendimientos productivos ya en ejecución, con el objetivointegrarlos a la cadena de valor de las industrias en el mediano plazo; un aspecto fundamental para que la iniciativa Co-building tenga éxito es el nivel de involucramiento de la alta direccióndel Grupo Camargo Corrêa. “Hoy no existe ningún incentivo natural por parte del mercado para que una organización social pueda desarrollar sola un emprendimiento competitivo – asegura Escofet-. Necesitan un acompañamiento y un desarrollo muy fuerte por parte de las compañías, y esto sólo es posible si las áreas estratégicas están convencidas e involucradas en todo el proceso desde el inicio”.