Fundación Loma Negra en alianza con otros actores de la sociedad civil busca el empoderamiento de jóvenes de Zapala y Mariano Moreno a partir de emprendimientos autogestionados que logren sostenibilidad en el tiempo.

El proyecto “Promoción de emprendimientos mercantiles de jóvenes de Zapala”, se llevó adelante a lo largo de 2013 por la Fundación Loma Negra en alianza con la Municipalidad de Zapala y la Asociación de Empleados de Comercio con el objetivo de promover la inserción socio-laboral de jóvenes a partir del desarrollo y puesta en práctica de emprendimientos productivos autosustentables. A su vez, coparticiparon en el plan varias entidades, como centros de formación profesional y el Ministerio de Trabajo de la Nación.

De esta manera, se brindó financiamiento, capacitación y asistencia técnica para la comercialización de los productos y/o servicios a 22 emprendimientos beneficiando a 60 jóvenes de las localidades de Zapala y de Mariano Moreno. “El fin último es lograr la inserción laboral de los jóvenes a partir del trabajo autogestionado, por eso, a la hora de evaluar los proyectos desde el CIVICO se priorizó aquéllos que eran sustentables y tenían viabilidad”, explica Ariel Bacci, miembro del CIVICO Zapala y líder de Planta Zapala, quien trabaja en la empresa desde hace 18 años.

Asimismo, esta iniciativa es una continuidad de otro proyecto de la Fundación Loma Negra que fue “Jóvenes que emprenden vuelo” a partir del cual se brindó capacitación a jóvenes emprendedores de ambas localidades. “La Municipalidad se suma en esta segunda etapa ya que la promoción del trabajo autogestivo es una alternativa real para los jóvenes que están con problemas de empleabilidad. Ellos pueden vislumbrar un desarrollo personal y laboral”, enfatiza Laura Pencherz, responsable de la Subsecretaría de Promoción de Empleo y Formación para el Trabajo de la Municipalidad de Zapala.

Diego Tula tenía una buena idea y la había puesto en práctica, incluso había hecho un estudio de mercado que indicaba que la producción de hongos comestibles era un negocio rentable por la alta demanda de la zona turística de San Martín de los Andes, Bariloche y Villa La Angostura. Sin embargo, la falta de capital para producir en escala llevó a que lo abandonara. “Una mañana me dicen que en la Oficina de Empleo están recibiendo carpetas de emprendimientos –relata -. La dejé y al poco tiempo estaba defendiendo mi idea ante un comité, y unos días después vendiendo mi auto para comprar un terreno…había renunciado a mi sueño y hoy estoy produciendo”.

Dos son los obstáculos casi imposibles de vencer para este tipo de emprendedores. El primero tiene que ver con el acceso a fuentes de financiamiento y, el segundo, a la escasa posibilidad que tiene de vender sus productos. Por este motivo, desde la Fundación, además de orientarlos y acercarlos a las distintas alternativas de créditos que existen en el mercado, a fin de 2013 se financiaron 12 iniciativas que tuvieron una inversión entre $ 12.000 y $ 25.000. “Ese dinero no lo devuelven, es como un capital de inicio para la compra de insumos, herramientas o maquinarias–detalla Víctor Temis, técnico del proyecto-. Por otra parte los ayudamos a que enmarquen sus iniciativas dentro del trabajo formal demostrándoles que aquello que se ahorran hoy puede ser un costo altísimo a futuro”.
Hoy se encuentran en el último paso que es la Feria Itinerante que les permitirá contar con un puesto propio donde comercializar sus productos. “Aspiramos a un desarrollo importante de nuestros emprendedores y sabemos que es un círculo que como proceso no se termina”, asegura Bacci a lo que agrega Pencherz: “Fundación Loma Negra es un actor privilegiado porque no sólo ha podido comprender el espíritu de esta política sino comprometerse activamente dejando de ser una Fundación donante”.

Zapala 3