Novedades

¡COMPARTILO!

Programa de Negocios Inclusivos
30 mayo, 2019

Emprender para crecer

El CIVICO SAN JUAN comenzó a implementar el Fondo Impulsor Rotatorio. Otorgó un total de $380.000 a nueve emprendedores locales para potenciar sus actividades.

A partir del convenio firmado entre Fundación Loma Negra y el Ministerio de Producción de la Provincia de San Juan, el Fondo Impulsor Rotatorio (FIR) otorgó a través del Centro de Estudios para el Desarrollo Inclusivo (CEDI) los primeros nueve créditos, para emprendimientos que aplicaron a los criterios de selección, por un total de $380.000. “Es un gran respaldo para los emprendedores locales contar con un aval tan importante como estas tres entidades”, asegura Adriel Francia Manzano, líder de administración de Planta San Juan y agrega, “hicimos un gran trabajo para elegir a los emprendedores que estaban aptos para recibir el crédito”.

Ojana es el sueño hecho realidad de Patricia Pintos: confeccionar llaveros, carteras y mochilas combinando distintos tipos de telas. “Busco diferentes texturas y las combino con cuero marroquinero para darle ese detalle que los distinga del resto”, destaca esta emprendedora que hace cinco años comenzó a fabricar bolsos para sus hijas y amigos. “Me quedé sola para llevar adelante mi casa y mis cinco hijos. Como siempre me gustó coser, compré una máquina chica familiar y así comenzó este sueño”, cuenta Patricia entusiasmada. “A todos mis parientes que viajan a otras provincias les encargo telas que acá no se consiguen y pongo mi creatividad para combinar las texturas” detalla Patricia.

Con el tiempo la demanda de trabajo fue creciendo y, hace tres años, junto con dos emprendedores abrieron un local con productos artesanales. Ahora cuenta con tres máquinas industriales y combina el tiempo para producir y atender el local. “El crédito que pedí es de $20.000; para mí es suficiente, prefiero ir de a poco y estar tranquila al momento de devolverlo”. A partir del crédito, Patricia encargó las tapas de metal que llevan su marca en cada producto para darle su propia identidad. “Ahora estoy incursionando en las tintas naturales y con telas que no contaminen el medio ambiente para ir con la tendencia de la sustentabilidad”, enfatiza.

Otros de los emprendimientos seleccionados fue el de Darío González, una carpintería que abrió a partir de una indemnización hace tres años, a 35 kilómetros de la ciudad de San Juan. Con los $70.000 compró taladros inalámbricos, prensas para hacer molduras y materiales para hacer el cierre perimetral de su taller de maquinarias. “Fue un gran empujón que me demuestra que estoy en el camino correcto. Por eso seguiré capacitándome y conectándome con personas que me den herramientas valiosas”, concluye.