El CIVICO Ramallo junto con la Universidad Tecnológica Nacional de San Nicolás, impulsó la tercera edición del proyecto “Construyendo juntos por una acción solidaria”

La iniciativa Construyendo juntos por una acción solidaria se enmarca en una propuesta académica ofrecida por la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) – Facultad Regional San Nicolás en alianza con Fundación Loma Negra, que tiene como objetivo colaborar con el desarrollo educativo de personas en situación de vulnerabilidad. La particularidad que tiene es su estrategia de “1×1”: son gratuitos para quienes los realizan y la forma de pago es que deben implementar sus conocimientos colaborando con la mejora de alguna institución.

Otra característica que presenta este proyecto es que los cursos no se dictan en la UTN, sino en las sedes de distintas organizaciones barriales dado que a los alumnos se les dificulta el traslado. “Estamos muy contentos de poder brindar esta posibilidad a los jóvenes de realizar un curso universitario en su propio barrio. Cuando van a la UTN para la entrega del diploma es muy emocionante verlos sacarse la foto con orgullo en la fachada de la Universidad el día que les entregan su certificado”, enfatiza Alejandro Lacquaniti, Técnico Local de Fundación Loma Negra.

Los oficios que se dictaron en esta edición fueron: electricidad, fotografía, cocina saludable, bordado, panadería, mientras que con otros cursos se buscó el desarrollo de aptitudes comunicacionales a partir del teatro, la percusión y el yoga.  Asimismo, todos los cursos incluyeron un módulo de miRamallo (2) 328x210croemprendimiento con el objetivo de que tuvieran herramientas a la hora de pensar el aspecto económico y de negocio de su futura salida laboral.

“Entre la Universidad y Loma Negra se logra el financiamiento de todos los gastos involucrados, tales como el pago a los docentes, la gestión académica y, por otro lado, los materiales que se necesitan para la acción solidaria que deben realizar. Realmente es un programa muy valioso, tanto para los alumnos como para la organización con la cual van a colaborar”, explica Alejandro Spiegel, Director del Centro Cultural de UTN.

Natalia Ardelian es la encargada del Merendero Sembrando Esperanza al que concurren todos los días 60 niños a tomar la leche y a recibir apoyo escolar. Si bien nunca habían realizado talleres para adultos, este año abrieron sus puertas y 25 alumnas, la mayoría ya abuelas, participaron de un curso de bordado mejicano. “La propuesta era que una vez que terminaran nos iban a ayudar a pintar el espacio. Fue realmente emocionante ver cómo se comprometieron y trabajaron por nuestro lugar. Fue un regalo para los chicos encontrarse con nuestro merendero lleno de color y vida”, concluye Natalia.